Geronimo de Uztariz 25 años/urte. Konsue Salinas

Geronimo de Uztariz 25 años

    No quisiera dejar pasar la oportunidad que la celebración de los 25 años del Gerónimo de Ustariz me brinda de poder recordar por unos momentos aquellos felices años.

    Durante cuatro años participé de forma activa en el equipo de investigación “Propiedad de la tierra en Navarra” dirigido por Domingo Gallego. Desde estas líneas mi agradecimiento por su generosidad al dedicarnos su tiempo. Los ocho componentes del grupo además de formarnos en todo lo que rodea a la investigación histórica tuvimos la oportunidad de compartir juventud, ilusión y muy buenos ratos mientras recorríamos los archivos de la geografía Navarra. Aquellas primeras investigaciones dieron su fruto en algunos artículos y en la ponencia que presentamos en un congreso sobre la tierra que se celebró en Menorca, a donde fuimos algunos miembros del equipo de vacaciones unos días antes de celebrarse este encuentro. Mi más sincero recuerdo a Begoña Aldaz, con quien compartí durante años el placer de la amistad.

    Aunque aquella experiencia como investigadora e historiadora en mi caso no tuvo continuidad, al menos en esa línea, tengo que reconocer que la formación que recibí, y el aprendizaje que supuso trabajar en equipo, me han influenciado enormemente en la manera que tengo de abordar e interpretar mi propio trabajo como profesora de Infantil del ciclo 3-6 años.

    E incluso me atrevería a decir que esa interiorización de las cualidades que se pueden atribuir a un investigador-historiador me han acompañado después en todo lo que he emprendido tanto a nivel personal como profesional: curiosidad, observación, búsqueda de líneas de investigación, necesidad de documentarse…, entre otras cosas.

    Reflexionar sobre mi trabajo de hoy en día, me pone en conexión con la experiencia vivida en el Gerónimo de Ustariz. A lo largo de estos años, en el trabajo de aula, he tenido la capacidad de poner en práctica métodos y recursos atribuíbles a la investigación histórica y tengo que admitir que este hecho ha enriquecido notablemente mi práctica educativa.

    La necesidad de documentar cualquier vía de investigación que se plantea dentro de la clase, la búsqueda de fuentes bibliográficas que acompañen este proceso, la utilización de métodos y recursos utilizados por la Historia oral, como pueden ser las transcripciones fieles de conversaciones de los niños-as. Todo ello, me ha permitido plantear “a modo de estado de la cuestión” cual es el punto de partida del niño-a en un tema determinado y poder a partir de ahí, diseñar estrategias que lleven al propio niño-a a establecer aprendizajes significativos.

   Entender los procesos históricos me ha permitido renovar e innovar.
Es mucho, como véis, el poso que mi paso por el Gerónimo de Ustariz me ha dejado.

   Así que no me queda más que felicitar a todos-as los que habéis hecho posible que este Instituto de investigación histórica haya cumplido 25 años. ¡Mi más sincera enhorabuena ¡

   A todos mis compañeros-as de equipo, por todo lo que compartimos.

Geronimo de Uztariz 25 urte

Geronimo de Uztarizek 25 urte betetzen dituen honetan, ospakizunak nire orotzaipenen berri emateko eskaintzen didan aukera ez dut alferrik pasatzen utzi nahi.

Lau urtez, Domingo Gallegok zuzentzen zuen ‘Nafarroako lurren jabegoa’ izeneko ikerketa taldean bete-betean parte hartu nuen. Lerro hauen bitartez irakasle honen eskuzabaltasuna eskertu nahi dut, bere denbora eskaini baitzigun. Taldeko zortzi kideak ikerketa historikoaren baitan trebatu ginen, eta ez hori bakarrik: Nafarroako geografiaren zokoak zeharkatzearekin batera, gaztetasuna, ilusioa eta pasarte politak partekatzeko aukera izan genuen. Hasierako ikerketa horiek zenbait artikulotan isladatu ziren, eta Menorkan Lurrari buruz antolaturiko biltzarrean ezagutzera eman genuen ponentzian. Biltzarra hasi baino lehen, taldeko kide batzuk irlara joan ginen, opor egun batzuk pasatzearren. Begoña Aldazekin zinez akordatzen naiz, zeinarekin adiskidetasunaren plazerraz urtetan gozatu bainuen.

Nire kasuan, ikerlari eta historiagile moduan esperientziak jarraibiderik izan ez bazuen ere, lerro hauekin, bederen, jasotako formakuntza aitortu beharko nuke, eta taldean lan egiteak ekarri zizkidan irakaspenak ere. Bi puntu hauek erabateko eragina izan dute 3-6 urte bitarteko zikloko Haur Hezkuntzan burutzen dudan lanaren tratamendu eta jardunean.

Are gehiago, ikerlari-historiagile bati atxikitu dakizkiokeen ezaugarriak (jakinmiña, behaketa, ikerketa-lerroen bilaketa, dokumentatzeko beharra, e.a) barneratu ditut, eta hala ibilbide profesionalean nola pertsonalean lagungarri izan zaizkit.

Egun burutzen dudan lanaren gainean hausnarketa eginez gero, Geronimo de Uztarizen bizitako esperientziari erreparatu behar diot. Urte guzti hauetan, gelako lanean, ikerketa historikoari dagozkion metodo eta baliabideak erabili ditut, eta nire irakasle-lana gogoz aberastu dutela onartu beharrean nago.

Gelan planteatu egiten den edozein ikerketa-bide dokumentatzeko beharra, prozesua lagunduko duten iturri bibliografikoen bilaketa, Ahozko Historiaren metodo eta baliabideen erabilera (haurren elkarrizketen traskripzio zuzena, kasu). Guzti honek, edozein gaia dela-eta haurraren abiapuntua zein den planteatzeko bidea eskaini dit, hortik aurrera haurrak berak ikaskuntza signifikatiboak izan ditzan.

Prozesu historikoen nondik norakoak ulertzeak eraberritu eta berritzeko aukera eman dit.
Ikus dezakezuenez, ez dira nolanahikoak Geronimo de Uztarizetik pasatu izanak utzi dizkidan aztarnak.

Ikerketa historikoa ardatz duen institutu honek mende laurdena betetzea ahalbidetu duten guztiak zoriondu nahiko nituzke. Jaso ezazue nire zorionik zintzoenak!

Nire taldekide guztiei, konpartitu genuen guztiarengatik.

Konsue Salinas